tavira turismo

Qué ver en Tavira

Decir de una región que es tierra de contrastes es un tópico bastante habitual, pero en el Algarve se escenifica perfectamente. Tavira es un pueblo que ha sabido conservar su carácter tradicional y alardea de tener un ritmo de vida tranquilo en una región abarrotada de turistas.

Tavira es uno de mis pequeños secretos escondidos del sur de Portugal y, junto con Lagos, mi ciudad favorita del Algarve, aunque por diferentes razones: Ambas han conseguido librarse de la plaga del turismo masivo de sol y playa que inunda zonas como Albufeira y han mantenido un carácter tradicional. Lagos, de todos modos, es mucho más animada, joven, viva y turística; mientras que Tavira conserva un sabor tradicional y un turismo mucho más maduro y tranquilo, convirtiéndose en un lugar ideal para vacaciones de relax y playa.

Las Playas de la Isla de Tavira

Una de las claves de haber conseguido respetar este carácter se encuentra, paradójicamente, en uno de los aspectos que ha podido echar atrás a los turistas masivos: la existencia del Parque Natural de la Ría Formosa, que separa el centro de las ciudades del Este del Algarve de las playas cercanas con marismas y canales que sólo pueden ser recorridos en barco y que cuentan, además, con una gran cantidad de especies de aves.

Reconozcámoslo, el turista de sol y playa es vago por naturaleza y le cuesta incluso tener que coger un medio de transporte para llegar a las playas. En Tavira, no queda más remedio, ya que no se puede llegar en coche a la Isla de Tavira y es necesario coger alguna de las dos rutas de barco que atraviesan la ría y caminar luego hasta la playa por un camino lleno de chiringuitos y pequeños restaurantes. Eso sí, el premio para quien se anime a hacerlo merece la pena: una isla sin coches, con decenas de kilómetros de excelentes playas, no excesivamente frecuentada.

Isla de Tavira

La Isla de Tavira ofrece magníficas playas con poca gente. Además, podemos alojarnos en el agradable camping de esta isla, a la que no llegan los coches.

Algo parecido nos encontramos en otras ciudades del Este del Algarve como la cercana Olhao, con excelentes playas en las vecinas Isla de Armona o Culatra, o, incluso -teniendo en cuenta todo lo que supone ser la capital de distrito- en la capital Faro; sin embargo, estas dos son ciudades mucho más grandes, con más alternativas de alojamiento y un entramado más urbano y menos tradicional.

Un pueblo tradicional del Algarve

Porque precisamente uno de los encantos de Tavira es haber mantenido la estructura del pueblo de pescadores que dio origen a la ciudad moderna, con sus casas bajas tradicionales y sus calles empedradas, con un centro histórico muy agradable para el paseo. No es una ciudad de hoteles, ni turismo masivo. Hay apenas algún hotel grande a las afueras de la ciudad y pequeñas pensiones y alojamientos en el pueblo -además de un modernísimo albergue de juventud-. La mayor parte de los turistas de playa se concentran en el camping de la Isla de Tavira, al que tampoco se puede llegar con coche.

El río Gilao es la referencia del centro de la ciudad y parte el pueblo de Tavira en dos. Hay varias posibilidades para cruzarlo, pero la más habitual es el llamado Puente Romano que no tiene aspecto de aquella época gracias a una reforma posterior, pero que es una de las referencias de la ciudad.

que ver en tavira

Centro histórico de Tavira visto desde el río Gilao

A ambos lados del río se concentra la mayor parte de la vida de la ciudad. En el lado oeste se encuentra la Plaza de la República, con el Ayuntamiento y el reformado edificio de los muelles y la lonja de pescado. Junto a ellas, una calle ancha, paralela al río ofrece una gran variedad de restaurantes que tienen como especialidad las cataplanas de pescado o marisco, platos típicos de la región.

En esta zona nos encontramos también con varios lugares de interés cultural en forma de iglesias o de los restos del antiguo castillo, convertido hoy en pequeño jardín botánico.

Por su parte, en la orilla este se concentran muchos restaurantes agradables en las callejuelas que se encuentran tras la orilla del río, con terrazas que en verano ofrecen una excelente oportunidad para comer en la calle. Algunas de ellas se han vuelto excesivamente turísticas, pero si se busca un poco, siguen quedando restaurantes más tradicionales donde disfrutar de la comida local.

Tavira: Slow City

Tavira es un bonito ejemplo de sostenibilidad dentro de una región turística y prueba de ello es que la localidad se adhirió en el año 2008 al movimiento internacional de las slow cities, en el que se integran aquellas localidades que muestran un especial interés por vivir de forma tranquila, preservar la tradición gastronómica regional, conversar y convivir con otras personas, apreciar la naturaleza y proteger el medio ambiente.

Personalmente, Tavira es una de las mejores opciones para combinar turismo de descanso y sol y playa en una misma estancia. Quizá no sea el mejor lugar para el viajero masivo, dada la escasa oferta de alojamiento dentro de la ciudad, pero eso lo hace aún más atractivo para el viajero independiente que sabrá buscar alojamientos más tradicionales o alternativos en la ciudad o, simplemente, que podrá disfrutar de un camping moderno y perfectamente acondicionado en una isla sin coches.

El Algarve es, además, un destino bastante fácil de llegar desde España. Desde Andalucía, se puede llegar al Algarve por autopista y, desde el resto de España, Ryanair ha abierto recientemente vuelos directos a Faro, desde donde se puede llegar a Tavira por el peculiar tren de la línea del Algarve.

Artículos más recientes

olhao

Qué ver en Olhao

Olhao no suele ser la localidad del Algarve donde paren más turistas. Sin embargo, hay algo en esta pequeña ciudad que llama la atención: representa con total precisión la imagen mental que tengo sobre cómo sería un Algarve sin turismo masivo.

restaurantes baratos algarve

Restaurantes buenos, bonitos y baratos en el Algarve

La gastronomía del Algarve es amplia y variada. En nuestros recientes viajes a la región hemos tenido la oportunidad de comprobarlo en persona y hoy queremos compartir con vosotros cinco restaurantes de cinco ciudades diferentes de la región donde comimos bien y por precios razonables.

Qué ver en Portimao

El Algarve portugués es una región que muestra bastantes contrastes entre el turismo más masivo y las ciudades que conservan un carácter más local y tradicional. Faro, Loulé, Tavira y Portimao son algunas de ellas. Hoy os presentamos esta última.